15/07/2024

Search

Camarista defiende su actuación en caso que salpica a esposo de jueza Salomón

Compartir:

El camarista de Central, Fabriciano Villalba defendió sus 35 años de trayectoria como operador de justicia y dijo que se busca ensuciar su nombre en el caso de violencia familiar, donde el esposo de la jueza Norma Salomón exigió dinero. El magistrado aseguró que obró según lo establecen la Constitución y las leyes.

“Esta señora (por la víctima de violencia familiar) que está invocando mi nombre, queriéndome vincular con este profesional que está con problema judicial. En una oportunidad me había llamado por teléfono y me preguntó sobre su expediente, y le dije yo, mire señora, yo no doy información por teléfono sobre expediente; ahora, si usted quiere saber algo, yo trabajo a puerta abierta acá en el Tribunal, puede constituirse y con gusto le voy a dar la información que crea conveniente. Al día siguiente viene con una señora, que dice que es su abogada que no habló, no abrió la boca, y de entrada me dijo, mira mucho cuidado porque yo tengo un audio de tu comunicación con Tadeo Rojas sobre mi caso, y mira con toda sinceridad, nunca he hablado con el señor, yo le conozco por ser hombre público y hasta ahí, porque a veces uno habla con otra persona y puede dudar; pero ahora no puedo ni dudar porque nunca hablé con él”, manifestó el camarista.
“Y dije yo, pero de donde viene esta señora, y después me empezó a explicar porque razón me dijo que yo le había dado la libertad a su pareja y que esto y que aquello. Se hizo la víctima medio llorando, y le dije yo, mira yo estuve 11 años como fiscal en lo penal de la capital, 12 como juez de garantía y ahora 12 ya en la cámara, y durante toda mi vida tribunalicia, cuando la pena mínima compurga yo suelo dar la libertad, porque así impone la Constitución Nacional en forma imperativa le dije, sea quien sea le dije”, añadió.
“Lamentablemente, te digo más el caso de esta niña que falleció ahí en Nueva Italia le dije, que compurgó a los 6 años, ya estaba en prisión preventiva y sin embargo pidió la libertad, y es un caso emblemático y le tuve que dar y le di, porque así dispone la ley y yo soy apegado a la Constitución Nacional, bueno y ahí ella empezó a llorar acá, que yo no le cuido luego a la mujer, que me calificó de misógino, le dije, mira yo no te puedo atacar, tengo hija, tengo señora, tuve mamá, de manera que no me puede decir eso, si yo trato de aplicar lo que dice la ley, esa es mi obligación”, agregó.
“Y bueno entonces me dijo, cuídate mucho porque yo te voy a mandar a echar de tu cargo porque yo trabajo con la senadora Lilian Samaniego y ahí medio se me acabó la paciencia y le dije, bueno usted puede hacer lo que le haga la gana, yo no te puedo atajar y tal vez por ese lado que busca tanto acá para blequearme como se dice vulgarmente”, explicó el camarista.

¿Y usted le dio el arresto domiciliario por compurgar la pena mínima?
Las dos compañeras le dieron el arresto domiciliario, libertad. Y bueno, y después me recusó, se fue a la Corte la recusación, ya volvió de la Corte y por lo menos lo que yo he ganado durante mi vida tribunalicia es mi estado de honestidad y trabajador acá. Yo considero que si usted quiere hacer un sondeo acá entre los profesionales le van a decir quién es Fabriciano Villalba. Y estoy segurísimo, estoy seguro yo.

-Entonces, en su momento fue dos a uno, o sea, tus colegas por el arresto y vos por la libertad por compurgamiento de la pena mínima.
Creo, creo que así fue, creo que así fue. Y porque yo le di la libertad, entonces de ese lado yo creo nomás que tal vez su objetivo es que me separe de su causa, o que ya me amenazó luego de que me iban a mandar a echar. Entonces, sí, porque a toda costa me quiere involucrar con él… Ahora yo no me voy a ser responsable si le haya dicho también al otro, pero eso yo no, siempre ocurre también que a veces le pide a nombre del juez, a nombre del camarista, a nombre del actuario, del fiscal, pero esas son cosas que ocurren afuera.

-Y este caso, no sé si recordás, doctor, de hace cuánto tiempo este caso de violencia.
El procesado ya tiene luego una condena en juicio oral y público en donde ella parece que; un año, seis meses, creo que tiene condena. Y después de eso otra vez, una denuncia nuevamente sobre violencia y así sucesivamente. Sigue y sigue y sigue.

O sea, no es la primera vez.
No, así es. Según tengo la información es que hay algún interés de por medio. Ya te dije que de entrada vino como para extorsionarme con el audio, y no solo eso, habló mal también de una compañera, eso no puedo yo reglar. Pero yo no le di ya la importancia porque a mí ya me dijo algo fantasioso y por lo visto esta no está bien, dije.

O sea que una vez lo que vos hablaste con ella tras que, su victimario obtuvo su libertad. Esa vez lo que hablaste con ella.
Después de que haya obtenido su libertad, después. Me cuestionó y yo, pero si eso me va cuestionar, todo el mundo me va cuestionar y me va a seguir cuestionando únicamente porque yo tengo que cumplir con la posición legal, yo no estoy para hacer lo que a mí me da la gana. Tengo que ceñirme exclusivamente a lo que, con eso no te digo es que no cometo también seguramente error, pero por lo menos suelo tratar.

¿Algo más que quieras mencionar o decir doctor?
Y bueno, yo lamento de que así una trayectoria de 35 años, cualquiera que te pueda así ensuciar tu buen nombre, tu trabajo, pero estamos también expuestos a eso y yo no tengo ningún inconveniente. Si lo primero que yo le llamé al, porque me mencionó mi nombre, le llamé al fiscal Cazal me iba a poner a su disposición por si él quería hacer una investigación y no me contestó, pero así porque yo, como te digo, es que me siento tan seguro de mi trabajo.

Artículos Relacionados