26/02/2024

Search

Condenan a 11 años de cárcel a exgobernador Oscar Núñez y no podrá ocupar cargos públicos por 10 años

Compartir:

Oscar “Ñoño” Núñez fue condenado a 11 años de cárcel más 10 años de prohibición para ejercer cargos públicos, mientras que Emigdio Benítez, por 7 años 6 meses de cárcel, al ser declarados culpables de un perjuicio de más de G 52.000 millones a la Gobernación de Pdte. Hayes. 

De acuerdo a la sentencia, Núñez fue declarado culpable de por lesión de confianza, administración en provecho propio y producción de documentos no auténticos, mientras que Benítez por lesión de confianza. 

También fueron condenados: 

Nancy Núñez (exadministradora), por lesión de confianza y administración en derecho propio a 5 años de cárcel más la inhabilitación para ejercer cargos públicos por 5 años. 

Edulfo Verón (exadministrador), por lesión de confianza, administración en provecho propio y uso de documentos públicos de contenido falso: 6 años de cárcel más la inhabilitación para ejercer cargos públicos por 5 años.

Raúl Delgado (exfuncionario de Opaci) por lesión de confianza en calidad de cómplice: 3 años de cárcel.

Marlene Altemburger Da Silva (exasesora jurídica), fue absuelta de lesión de confianza. 

También se resolvió revocar las medidas alternativas para Nuñez, Benítez y Verón, mientras que mantiene las medidas para Nancy Núñez y Raúl Delgado 

 El Tribunal de Sentencia Especializado en Delitos Económicos, presidido por Elsa García e integrado por Claudia Criscioni y Cándida Fleitas, hizo una extensa valoración tras varias horas de deliberación. 

La presidenta del Tribunal indicó que en el caso de Oscar Nuñez, ha quedado probado que en su calidad de Gobernador y durante su gestión ha cometido una serie de hechos punibles, como la administración en provecho propio, primer hecho que fue explicado. 

Señaló, como elementos resaltantes, que Oscar Núñez, en su ultimo día de Gobierno emitió un cheque por G 109.541.130 para saldar una deuda por carrera de caballos, deuda que solo era de G 80 millones; 

Carlos Samaniego cobró un cheque de G 80 millones y le entregó ese monto al Gobernador Núñez en su despacho. Al momento de cobrar el cheque, ni siquiera era funcionario.  

Diana Rojas fue secretaria personal de Núñez, cobró 15 cheques en su administración y dijo que en todos los casos le entregó a Núñez, más de G 304 millones. 

Edgar Pérez, efectivizó cheques por más de G 1.500 millones, en juicio dijo que en todos los casos le entregó a Núñez.

Julio Chamorro, era chofer del gobernador Núñez, este cobró un cheque de 80 millones el último día de su gestión, este endosó a Mirta Arce, quien luego cobró el cheque para entregar el monto a Chamorro, quien finalmente le dio el dinero a Núñez cuando este ya no estaba al frente de la administración departamental. 

Oscar Daniel D’ecclesiis, le hizo un préstamo personal de G 200 millones, G 60 millones en efectivo y un cheque por G 140 millones, además le proveyó combustible por G 50 millones a ser utilizado en campaña política. Recibió como pago de Núñez un cheque de G 100 millones de la Gobernación y otro cheque de G 150 millones a nombre de su padre, también de cuentas de la Gobernación. 

Lesión de confianza 

La magistrada expuso que Núñez recibió una transferencia de más de G 4.700 millones para el programa Una computadora por niño, sin embargo libró varios cheques oficiales para la empresa Aromita, y se probó que esta empresa emitió una sola factura legal a nombre de la Gobernación por G 7 millones. 

Sobre el punto, refirió que María Beatriz Zárate de Zaracho , fue condenada en otro juicio por apropiarse de G 1.050 millones de la Gobernación que recibió para el cumplimiento del programa Una computadora por niño, es decir Núñez solo utilizó para ese programa esa cantidad de dinero del total que recibió del Gobierno Nacional.

Como ordenador de gastos, libró varios cheques a la firma Aromita, sin embargo no existía respaldo para estos, disponiendo de esta manera de dinero público. 

Se le atribuye un perjuicio patrimonial total G 42.503.556.035

Producción de documentos no auténticos 

Sobre este hecho punible, la jueza García indicó que quedó probado que una sola factura de Aromita es original, por alrededor de 7 millones, las demás no condicen con la dirección, montos y otros datos que contiene la factura original. 

Además, se verifica que el monto que declara la empresa no corresponde con las facturas, de acuerdo a informes de la Contraloría. 

El tribunal sostiene que Nuñez sabía que las facturas eran falsas y que justificó el dinero no utilizado para el programa Una computadora por niño con facturas de alimentos.  

Acusado Emigdio Benítez 

Fue acusado por administración en provecho propio relacionado al esquema Opaci y en ese sentido García indicó que todo lo cobrado por Opaci fue a parar a sus manos, según la acusación, pero en el juicio no se pudo establecer este extremo como en el caso de Nuñez. 

Mal podría sostenerse que los fondos provenientes del cobro de cheques fueron utilizados por Benítez, de acuerdo a los elementos, resaltó García.  

En cuanto al hecho de Lesión de confianza, sostuvo que él siguió el mismo esquema de expedición de cheques para el uso de dinero públicos relacionado al esquema Opaci.

La defensa alegó que no hay lesión de confianza porque presentó respaldo documental en un juicio relacionado donde la fiscalía calificó de falsos. 

En este caso, se le atribuye un perjuicio patrimonial de G 10.246.270.080 

Acusada Nancy Núñez

De acuerdo a lo probado en juicio, en el periodo que estuvo como secretaria de la Gobernación, entregó múltiples cheques a su marido Rubén Roussillón de cuentas de la Gobernación, pero no tenían sustento legal y no se especificó el destino de los pagos. Roussillón efectivizó cheques por valor de G 700 millones. 

Se expidieron cheques para una empresa de serigrafía, de una conocida de la acusada, por valor total de G 499.750.580 y “resulta increíble para el Tribunal que la Gobernación pague por serigrafía de marzo a noviembre de 2012 esa cantidad por serigrafía”, exclamó García.  

Es cómplice de lesión de confianza y se le atribuye un perjuicio de G 8.135.582.360. 

Acusado Edulfo Verón 

En cuanto a la Administración en provecho propio, se probó que en su carácter de secretario de la dirección de Administración y Finanzas, efectivizó varios cheques, siendo endosante en algunos casos y en toros a nombre de particulares; que totalizan G 5.610.370.545, montos que fueron entregados a Verón. 

Respecto a la lesión de confianza, participa en calidad de cómplice y se le atribuye un perjuicio de G 8.476.820.364 en el periodo de Nuñez y en la época de Benítez, G 10.246.270.080. 

Acusado Raúl Delgado

La jueza García indicó que en la época de Nuñez, se conformó un esquema con funcionarios de Opaci, El grupo se encargaba de cobrar millonarios cheques a pedido del jefe, Félix Argüello, sin que haya justificativo, aproximadamente cobraron 166 cheques; incluso hay tres cheques librados a nombre de Delgado de G 100.000.000, de G 33.000.000 y otro de G 100.000.000 pero no tenía relación con la Gobernación, solo era funcionario de Opaci. 

Se le atribuye un perjuicio de G 4.698.106.220

Acusada Marlene Alterburguer 

Como funcionaria de asesoría jurídica, firmó 19 cheques por G 3.370.000.000 en la época de Emigdio Benítez y no existió respaldo documental.  

Para este Tribunal es inocente, dijo García, debido a que no cobro ningún cheque y tampoco se pudo determinar que tenía conocimiento de que los pagos no tenían respaldo. Explicó que cuando ingresó a la Gobernación, era recién egresada de la carrera de Derecho, no tenía experiencia laboral y cuando advirtió la situación de lo que pasaba en la institución, decidió no firmar más cheques, por lo que fue absuelta. 

“Este caso reviste la gravedad de un caso especialmente grave, sobrepasa los estándares normales” (…) hemos visto que los hechos punibles acontecieron más de un centenar de veces, miles de veces”, exclamó la presidenta del Tribunal. 

Por su parte la jueza Claudia Criscioni, dijo en relación a Núñez que se «da perfectamente la congruencia entre el perjuicio y la condición, en el sentido de que el perjuicio ha acontecido dentro del ámbito de protección que ha sido efectivamente asumido».

En otro momento hizo referencia a la magnitud del daño patrimonial causado durante su administración, en detrimento de una comunidad profundamente desfavorecida como lo es el del departamento de Pdte. Hayes. «No puede ser que gastaste G. 200 millones en banderas, ni agua tenían en el Chaco, esto es una falta de respeto», cuestionó.

La lectura íntegra de la sentencia se dará el próximo 21 de diciembre a las 13:00.

Artículos Relacionados