03/03/2024

Search

Ejercicio abusivo del derecho, obstáculo para la lucha contra corrupción, afirman

Compartir:

El Centro de Estudios Judiciales, CEJ, está haciendo un diagnóstico, un análisis de la organización de la Unidad de Delitos Económicos y Anticorrupción, UDEA, del Ministerio Público, considerando que la misma fue creada hace 10 años, cuando todavía no se tenía una mirada del crimen organizado, que es un tema bastante complejo.

“En base a estos nuevos desafíos se está mirando con un esquema organizacional que pretende apuntar a cambios en su organización estructural, como para avanzar hacia una mayor eficacia en la investigación de los casos graves de corrupción pública que ingresan a la UDEA. Además, esa mirada abarca al sistema judicial a los juzgados especializados y también un poco al ejercicio de la profesión de abogados”, refirió María Victoria Rivas, directora de CEJ.

Refirió que el objetivo es identificar los principales obstáculos que tiene la lucha contra la corrupción en Paraguay. “Ahora estamos en proceso de analizar indicadores, pero surgen con mucha fuerza el tema complejidad de los casos de crimen organizado, la poca tecnología del Ministerio Público para avanzar en la investigación de estos hechos punibles. Además, algunas herramientas de investigación que se utilizan bastante en otros lugares, pero acá no se ha fortalecido, como delación premiada, agentes encubiertos, escuchas telefónicas, etc.. Hay muchas herramientas nuevas y no tan nuevas que se utilizan para lograr mayor eficacia en la investigación de mercados criminales cada vez más sofisticados en recursos económicos y tecnología. También el lavado de activos tiene característica especial, su investigación requiere de mucha asistencia técnica, soporte especializado, y todos esos elementos estamos tratando de analizar en su conjunto para hacer una propuesta global”, afirmó Rivas.

“El otro tema que es importante mencionar y debatir es el ejercicio abusivo del derecho por parte de los profesionales. Hay una falta de ética en el ejercicio de la profesión, los abogados no se sienten responsables de la buena marcha de un proceso penal y obstaculizan tremendamente el juzgamiento de los casos, la recusación es una de ellas. En todos aquellos casos de corrupción publica se nota una conducta reiterada, que recurren a la misma modalidad para obstaculizar el juzgamiento y que estos después prescriban en el tiempo, esa es la mirada”, puntualizó.

“A ese comportamiento profesional solo se puede combatir con nuevos modelos de organización del sistema, como son garantías en las normas procesales, no se pueden limitar las mismas, pero sí el sistema tiene que organizarse de alguna forma para superar obstáculos que se presentan llámese recusación, renuncia de abogados, que son las dos más frecuentes. Se conforma el tribunal, está el juez para la audiencia y se recusa en masa y eso tiene su proceso, va a la Cámara de Apelación, ahí se resuelve, pasan los días, el expediente hay que fotocopiar, remitir, bajar; el profesional abogado se aprovecha de la burocracia institucional para sus objetivos de suspender audiencia y jugar con el transcurso del tiempo para la prescripción”, apuntó.

Artículos Relacionados