19/04/2024

Search

Fiscal General de Nueva York demanda a Trump y sus hijos por fraude

Compartir:

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, presentó este miércoles una demanda contra el expresidente Donald Trump, tres de sus hijos adultos y la Organización Trump, en la que los señala de estar involucrados en un fraude expansivo que duró más de una década y que el exmandatario habría utilizado para enriquecerse.

En el caso los acusados son Donald J. Trump, Donald Trump Jr., Eric Trump, Ivanka Trump, Allen Weisselberg, Jeffrey Mcconney, The Donald J. Trump Revocable Trust, The Trump Organization, Inc. y otras empresas asociadas al exmandatario.

La fiscal sostiene en la demanda, de más de 200 páginas, que el fraude se extendió a todos los aspectos de los negocios de Trump, entre ellas, sus propiedades y campos de golf. De acuerdo al documento, la Organización Trump engañó a prestamistas, aseguradoras y autoridades fiscales al inflar el valor de sus propiedades utilizando tasaciones engañosas.

«Las declaraciones de la situación financiera fueron muy exageradas, groseramente infladas, objetivamente falsas y, por lo tanto, fraudulentas e ilegales», dijo James . «Y como resultado de eso, estamos buscando reparación, y el señor Trump, la Organización Trump, su familia, todos ellos deberían rendir cuentas”.

Allen Weisselberg, exdirector financiero de la Organización Trump, y Jeff McConney, otro ejecutivo de la empresa desde hace mucho tiempo, también fueron incluidos.

James dijo que cree que las leyes estatales y penales pudieron violarse y remitió el asunto a la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York y al Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés).

«Estos actos de fraude y tergiversación fueron de naturaleza similar, los cometió la alta gerencia de la Organización Trump como parte de un esfuerzo común para cada declaración anual y fueron aprobados en los niveles más altos de la Organización Trump, incluido el señor Trump mismo», apunta la demanda.

James busca que haya una compensación de 250 millones de dólares en fondos supuestamente mal habidos, además de prohibir permanentemente que Trump y sus hijos mencionados en la demanda se desempeñen como directores de una empresa registrada en el estado de Nueva York. También solicita cancelar el certificado corporativo de la Organización Trump que, de ser otorgado por un juez, podría obligar efectivamente a la empresa a cesar sus operaciones en ese estado.

Trump ha descrito a James como una «fiscal rebelde» que, según él, está llevando a cabo una investigación «vengativa y egoísta». La Organización Trump calificó sus acusaciones previas de «infundadas» y negó cualquier delito.

En respuesta a la demanda, Alina Habba, abogada de Trump, dijo que “el documento judicial de hoy no se centra ni en los hechos ni en la ley, sino que se enfoca únicamente en promover la agenda política del fiscal General. Está muy claro que la Oficina de la Fiscal General se ha excedido en su autoridad estatutaria al entrometerse en transacciones en las que no ha habido absolutamente ninguna irregularidad».

El expresidente se enfrenta a numerosas investigaciones penales de fiscales federales y estatales, que involucran la exactitud de los estados financieros de su empresa, la interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su manejo de documentos clasificados después de dejar el cargo. Trump ha negado todas las acusaciones.

James sostuvo que el expresidente y su compañía hicieron «decenas de representaciones fraudulentas, falsas y engañosas» durante un período de 10 años, según la demanda. El documento también destacó específicamente lo que llamó «200 valoraciones falsas y engañosas» sobre los activos de Trump.

Según James, las empresas de Trump preparaban estados financieros todos los años para presentarlos a los bancos y otras instituciones financieras. Las declaraciones mostraban la posición financiera de los negocios de Trump, dijo James, y las utilizaban si la Organización Trump quería solicitar préstamos.

Cada declaración fue certificada personalmente como precisa por Donald Trump, Donald Trump Jr. o Weisselberg, explicó James a los periodistas el miércoles.

Tres años de investigación 

El anuncio de la fiscal James es el avance más reciente en lo que ha sido una investigación de tres años que ella ha liderado sobre las finanzas de la Organización Trump.

En enero, la oficina de James dijo que había encontrado pruebas «significativas» que indicaban que la compañía utilizaba valoraciones falsas o engañosas de activos en sus estados financieros para obtener préstamos, seguros y beneficios fiscales. La empresa que había llevado la contabilidad de Trump toda la vida renunció al mes siguiente.

James empezó su investigación en 2019 después de que el antiguo abogado personal de Trump Michael Cohen testificara ante el Congreso que el expresidente infló el valor de ciertos activos para obtener préstamos y seguros y que infravaloró otros para obtener beneficios fiscales.

Además de la nueva demanda por fraude, la Organización Trump enfrentará un juicio el próximo mes bajo acusaciones de participar en una conspiración de fraude fiscal durante 15 años. El exdirector financiero de la compañía, Allen Weisselberg, aceptó testificar contra la empresa.

Weisselberg, quien se desempeñó como director financiero de la Organización Trump durante décadas, se declaró culpable en agosto de su papel en un plan de fraude fiscal que se extendió 15 años. Como parte del acuerdo, había aceptado testificar contra la empresa inmobiliaria en el juicio.

En las últimas semanas, la Organización Trump ofreció llegar a un acuerdo para evitar la demanda, aunque negó haber hecho algo malo. Sin embargo, la oficina de James dejó claro que no estaba interesada en un acuerdo, según dijeron personas familiarizadas con el asunto.

En abril, después de una prolongada batalla legal para hacer cumplir las citaciones de declaración a Trump y sus hijos adultos, los abogados de la oficina de James afirmaron que estaban llegando al final de la investigación y necesitaban el testimonio de la familia antes de tomar una decisión.

Más allá de la monumental multa, los objetivos de la demanda son: prohibir a los Trump que vuelvan a hacer negocios en el Estado de Nueva York; proscribir a su organización del mercado inmobiliario de la ciudad durante cinco años; y compartir el fruto de sus investigaciones con el Departamento de Justicia, que tiene dos causas abiertas contra el magnate: por sus acciones ―y, sobre todo, sus inacciones― durante el ataque al Capitolio el 6 de enero de 2021, y por los documentos clasificados que este se llevó de la Casa Blanca y fueron hallados a principios de agosto, durante un registro del FBI de su residencia en Mar-a-Lago, en Florida.

Fuente: CNN y El País.

Artículos Relacionados