17/06/2024

Search

Miguel Cuevas es condenado a 5 años de cárcel por enriquecimiento ilícito 

Compartir:

El Tribunal de Sentencia presidido por Elsa García e integrado por Yolanda Morel y Jesús Riera, condenó a Miguel Cuevas a cinco años de cárcel por enriquecimiento ilícito y lo absolvió del hecho de declaración jurada, al considerar que no pudo ser probado. Ordenó el embargo de sus bienes hasta cubrir el monto por el cual se enriqueció de forma ilícita. 

La jueza Yolanda Morel dio lectura al fallo y determinó que el exlegislador no pudo justificar la suma de G 1.934.584.283, monto al cual asciende el enriquecimiento ilícito, hecho por el cual el Tribunal resolvió condenarlo a la pena privativa de libertad de cinco años.

Como sanción adicional, se le impuso la inhabilitación para el ejercicio de la función pública por cinco años, lo que será ejecutado una vez que cumpla con la pena privativa de libertad. 

El colegiado también ordenó como parte de la sentencia, el comiso por el valor sustitutivo al cual asciende el enriquecimiento, por lo que se ordena el embargo de sus propiedades, que están ubicadas en Sapucái.

Durante la lectura de la sentencia, la magistrada dijo respecto a uno de los principales cuestionamientos, el saldo inicial del flujo de caja del periodo estudiado (2009 – 2019), la defensa había cuestionado que los peritos no tuvieron en cuenta el dinero percibido por Cuevas como administrador del Puerto Paranaguá, en concepto de ingreso de contenedores. 

Sobre el punto, sostuvo que no existen documentos que respalden dichos ingresos, por lo que no fue considerado por el colegiado. “No hay constancia de ingreso alguno que acredite un emolumento, además son periodos muy anteriores al periodo de investigación y no hay registro de que el dinero le fue depositado”, manifestó la jueza.  

Respecto al hecho punible de declaración falsa atribuido a Miguel Cuevas, el Tribunal de Sentencia llegó a la conclusión que no se pudo probar cuál de las Declaraciones Juradas fue contraria a la verdad, por lo que corresponde la absolución por este tipo penal.

Esto se debe a que el acusado presentó varias decoraciones juradas durante el periodo investigado y también rectificativas, sin embargo la fiscalía no pudo probar si las originales o las rectificativas se ajustaban a la realidad, por lo que no quedó probado el hecho.

La lectura íntegra de la sentencia definitiva se realizará el próximo viernes 22 de septiembre.

Artículos Relacionados