24/09/2023

Piden 6 y 7 años de cárcel para cómplices de lavado de dinero del contrabandista de cigarrillo Luis Boscatto

Compartir:

La Fiscalía solicitó una pena de 7 años de cárcel para Mirian Mercedes Morán y Antonio Carlos Bernardino, y seis años para Abdul Amir Melhem, por lavar dinero producto del contrabando de cigarrillos por parte del brasileño Luiz Henrique Boscatto. 

En sus alegatos finales, el fiscal Diego Arzamendia explicó que Miriam Mercedes Morán Barrios, participó en la adquisición de vehículos de alta gama en efectivo, conjuntamente con su esposo Luis Boscatto – condenado en Brasil por contrabando de cigarrillos – y Antonio Carlos Bernardino, por un valor total de USD 434.300.

La misma fungió de vicepresidenta de la firma Nossa Señora Aparecida, que consignó movimientos que no se condicen con la realidad, ni siquiera tenía una oficina, carecía de cuentas y empleados, por lo que se tiene que fue utilizado como una fachada para la adquisición de bienes, como utilizando como un lote de 574 animales, vacas, vaquillas y toros, valor de G 854.594.734. 

Las supuestas ventas de esta firma eran a los efectos de disimular movimiento comercial y aparentar supuestos ingresos para darle operaciones de legalidad a las operaciones que hacía Morán junto a su esposo y tenía dos finalidades: crear perfil comercial y demostrar supuesta solvencia económica para operar en el mercado formal sin cuestionamiento y disimular la procedencia de sus activos para operar en el sistema financiero y realizar adquisiciones.

En conclusión, Luis Boscatto necesitaba colocar su dinero de origen ilícito en Paraguay y como no tenía forma de justificar, se valió de la creación de Nossa Señora Aparecida, utilizada como fachada para lograr perfil económico ante los bancos de plaza, para realizar depósitos grandes sumas de dinero, transferencias y expedición de cheques y para adquirir bienes. 

De acuerdo a las evidencias colectadas, Miriam Mercedes Moran, tuvo participación directa en la adquisición de una camioneta Land Cruiser Prado, dos camionetas Toyota Fortuner, dos camionetas BMW x6, todas compradas en efectivo. 

Miriam Mercedes Morán y Luiz Boscatto no tenían una fuente de ingresos lícita en Paraguay. Las primeras incautaciones de cigarrillo en Brasil datan de 2010 y 2011 pero según la justicia brasileña, este último lo siguió realizando hasta el 2018, año de dictada la sentencia.

Alegó que resulta claro que el dinero producto del contrabando de cigarrillos ingresó de forma clandestina a través de la frontera con Brasil. La adquisición de activos en Paraguay coincide con el tiempo en que Boscatto con el contrabando, por lo tanto existe un nexo lógico..

En consecuencia, la conducta de Miriam Mercedes Morán Barrios, se encuentra dentro de lo dispuesto en el artículo 196 del CP, lavado de dinero, en carácter de coautora, por la adquisición de bienes, mientras que por prestar su colaboración para la creación de la firma Nossa Señora Aparecida, su conducta se encuadra también en el mismo hecho punible, en carácter de cómplice y finalmente por Asociación Criminal, por haber formado parte del esquema de lavado de dinero junto a los demás coimputados. 

Respecto a Antonio Carlos Bernardino, los alegatos finales indican que  participó en la integración el 29 de abril de 2014 de la firma Mónaco Group, integrando junto con su socio Luiz Enrique Boscatto, con un capital de G 3.000 millones; pese a que no tenía la capacidad financiera para dicha capitalización, integró la suma de G 200 millones. 

Fue socio fundador de dicha firma y fungió como vicepresidente. No declaró ante la SET ingresos algunos entre 2009 y 2016 y tampoco poseía cuentas o movimientos financieros entre 2013 y 2017, periodo de constitución de la firma, por lo que no se puede justificar el origen lícito del dinero. 

Se comprobó que adquirió varios activos, entre ellos una finca en Salto del Guairá por 67.500.000 la cual abonó en efectivo, además adquirió un Volkswagen Amarok, cuyo valor era de USD 21.600.

La mayoría de las ventas de la firma Mónaco era a personas innominadas y por montos elevados, típico del lavado de dinero. La actividad principal era la venta al por mayor de bebidas y tabaco. No contaba con oficina física, depósito ni infraestructura para los movimientos que declaró la empresa. 

Según las declaraciones juradas, todos los movimientos de la firma eran en efectivo, lo cual es totalmente inusual y la mayoría de sus clientes eran ocasionales e innominados. 

El fiscal Osmar Legal asegura que a través de Mónaco Group se adquirieron vehículos lujosos de las firmas Toyotoshi y Perfecta; en marzo del 2017 se compró una Toyota Fortuner del año y en dicho acto comparecieron Luis Boscatto en representación de Mónaco Group junto a su esposa Miriam Morán, por la suma de USD 58.700; el 2 de junio de 2017 se adquiere otra camioneta a favor de Boscatto.

Las compras realizadas ante Perfecta se hicieron a nombre de Mónaco Group, que tenía como vicepresidente a Antonio Carlos Bernardino, por lo que tenía conocimiento de estas actividades. 

La firma Mónaco Group fue utilizada como fachada para ingresar dinero en efectivo producto del contrabando de cigarrillos y así adquirir bienes adquisición de bienes.  El fiscal Legal solicitó para Antonio Carlos Bernardino también 7 años de cárcel, por asociación criminal y lavado de dinero. 

Finalmente, respecto al libanés Abdul Amir Melhem, los fiscales expusieron que el mismo adquirió un inmueble en Salto del Guairá el 18 de mayo de 2011, por la suma de G 5.000.000 pagando en efectivo, que posteriormente vendió a su socio, Luiz Boscatto por la suma de G 100 millones, el 25 de febrero de 2015. Sin embargo, dicha propiedad está valuada en G 776.969.280 según una pericia. 

Melhem integró G 250.000.000 para crear la firma Brasil Free Shop Import – Export, junto a Boscatto, empresa que declaró como actividad principal importación y exportación de productos, pero esto no se ve reflejado en la realidad según informes de Aduana. De acuerdo a movimientos ante la SET, la empresa ajustaba sus ingresos para evitar el pago de impuestos, no se pudo encontrar la existencia real de la empresa, no tenía empleados, infraestructura, clientes ni registraba importaciones. 

Melhem no contaba con los recursos para tal integración, por lo que se deduce que el dinero fue proveído por Boscatto, a partir de los ingresos ilícitos del contrabando de cigarrillos. 

Para esta persona, la Fiscalía solicitó la pena de 6 años de cárcel, por lavado de dinero y asociación criminal. 

Comiso de bienes 

Además los fiscales solicitaron el comiso de los bienes adquiridos por estas personas y las empresas de fachada Nossa Señora Aparecida, Mónaco Group y Brasil Free Shop.

Artículos Relacionados