29/02/2024

Search

Veneratio: Rotela estaba armado y atrincherado antes del ingreso de la Policía a Tacumbú

Compartir:

Armando Javier Rotela y ocho de sus seguidores fueron imputados por la violenta reacción ante la intervención policial de la Penitenciaría de Tacumbú el pasado 18 de diciembre. Los imputados estaban armados y listos antes del ingreso de las autoridades. 

Los demás imputados son Milciades Giménez Prieto, César Ramón Ortíz Sosa, Juan Valentin Insfrán Espínola, Miguel Ángel Saravia Medina, Lucas Ramón Duarte Rolandi, Oscar Ariel Cabello Azcona, Arsenio Erico Alvarenga Sosa y Alan Ricardo Caballero.

La imputación formulada por los fiscales Fátima Girala, Miguel Quintana y Marcial Machado, es por los hechos punibles de motín de internos, transgresión a la Ley de Armas y asociación criminal, todos en calidad de coautores.

De acuerdo a los datos, a las 4:30 del 18 de diciembre pasado, media hora antes del ingreso a la Penitenciaría de Tacumbú de, en el marco de la Operación Veneratio, se escucharon explosiones y gritos provenientes del interior del establecimiento penitenciario.

El personal policial intentó ingresar por la parte anterior y posterior, mientras personal militar quedó para resguardar el perímetro externo del penal, pero no fue posible en un primer momento debido a que Armando Javier Rotela Ayala, líder del Clan Rotela estaba atrincherado en el pabellón rebautizado como «La Jungla» y ordenó a sus colaboradores principales imputados en esta causa, quienes portaban armas de fuego, a atrincherarse en uno de los portones de acceso a los pabellones desde donde arrojaban explosivos y todo tipo de objetos contundentes contra el personal policial obligando el uso del camión blindado para avanzar dentro del recinto. 

Los internos, haciendo caso a las órdenes recibidas en principio, tomaron los techos de distintos pabellones del penal desde donde lanzaron todo tipo de objetos contundentes y cortopunzantes en contra de los agentes de policía y el personal militar que se hallaba afuera del lugar.

Tras lograr ingresar al recinto, la Policía enfrentó una reacción más violenta ya que fueron recibidos con disparos de arma de fuego, armas contundentes, bombas molotov, bajo las órdenes de Rotela y replicada por sus principales colaboradores. 

Este enfrentamiento duró unas tres horas, que terminó con la muerte de un agente de Lince, Subof. Martín Mendoza, y otros 40 heridos. En tanto, 11 reclusos perdieron la vida durante el motín.

Artículos Relacionados